Las mejores formas de secar y curar la marihuana.

Las mejores formas de secar y curar la marihuana.

Uno de los aspectos más infravalorados del cultivo de marihuana es la importancia de secar y curar bien tu marihuana. Muchos cultivadores caseros de marihuana trabajan duro para identificar las mejores semillas de marihuana, las mejores lámparas LED para cultivo y régimen nutricional, todo para decepcionarse a sí mismos con un secado y curado inadecuado. Esto puede convertir  la experiencia de fumar/vapear en una gran desilusión. Sigue leyendo para descubrir más acerca de las mejores maneras para mejorar tus técnicas de secado y curado de marihuana.

 

El secado y curado tiene un enorme efecto en la calidad al vapear/fumar

Si alguna vez has abierto un bote de cogollos bien curados y secados, habrás sido recibido instantánteamente con un aroma intenso y agradable. Todos esos importantes terpenos que ayudan a modular el colocón de marihuana deben quedar retenidos en los cogollos. Los propios cogollos se sentirán pegajosos al tacto. Habrán mantenido una textura mullida y liberarán su intoxicante aroma cuando los frotes. Los cogollos bien curados han perdido suficiente agua para poder mantenerse potentes en el bote durante uno o dos años, sin peligro de moho. Habrán mantenido un alto nivel de terpenos, permitiéndote disfrutar de un vapeo intenso y satisfactorio. La buena ejecución del secado y curado es la guinda al pastel después de una exitosa cosecha de marihuana. Si lo intentas hacer demasiado rápido, te arriesgas a perder aroma y sabor. Sin embargo, si sigues unas sencillas indicaciones y optimizas el proceso, te podrás convertir en un maestro del arte de secar y curar la marihuana de forma impecable. La marihuana secada y curada correctamente puede aguantar muchos años con una pérdida de potencia mínima. 

 

 
Curing and drying your cannabis

Planificar tu cosecha de marihuana

Muchos expertos de la marihuana ya sabrán más o menos si prefieren realizar la cosecha de su marihuana un poco pronto, un poco tarde o en algún punto medio. Esto es fácil de hacer, tan sólo tienes que etiquetar muestras de tu cosecha, secarlas/curarlas de forma idéntica y descubrir cuál es la que prefieres. Ahora puedes empezar el proceso de secado/curado teniendo una idea sobre cuándo es el mejor momento para recoger tu cosecha.

 

 Curing, cutting and drying your cannabis

 

Empezar a cosechar tu planta de marihuana

Muchas personas empiezan retirando ramas de la planta principal. Generalmente, encuentran que es más fácil retirar (o 'recortar') las hojas en esta fase antes de que se vuelvan marrones y secas. Si has cultivado a partir de semillas feminizadas de marihuana o semillas autoflorecientes de buena calidad, deberías encontrar una buena cantidad de resina en las hojas y el material foliar. Muchos cultivadores guardan los recortes y los utilizan después para hacer hachís o concentrados de cannabis. Algunos cultivadores más grandes invierten en máquinas de recorte automáticas. Estas resultan muy convenientes, aunque suelen costar varios miles de dólares/euros. Los grandes cultivadores legales las utilizan como dispositivo para ahorrar trabajo.

 

Las ramas recortadas se suelen colgar de un cable o de una percha expuestas a una ligera brisa, por ejemplo con un ventilador de mesa pequeño. Asegúrate de que las ramas no se tocan entre sí. Esto permite a los cogollos secarse de manera uniforme, lo que te permite llevar un control preciso del tiempo de secado. A muchos cultivadores les gusta llevar a cabo el proceso de secado en completa oscuridad para prevenir la degradación del THC. Un lugar conveniente para secar tus plantas de marihuana es la tienda de cultivo con extracción de aire y un filtro de carbono. Una temperatura cercana a los 20ºC (alrededor de 70ºF) está bien. La idea general es que con un secado lento y progresivo se perderán menos terpenos que si se hace rápidamente y a temperaturas más altas.

 

 Curing and drying your cannabis

Secar tu marihuana causará un aroma potente que puede olerse a distancia, así que asegúrate de tomar las precauciones adecuadas y tener siempre un filtro de carbono para limpiar el aire residual. Para permitir el control lento de un proceso de secado sin prisas, muchos utilizan aire acondicionado para mantener las temperaturas cerca de los 20ºC (70ºF). Debe evitarse que la humedad sea muy alta, un nivel cercano a 50% permite un proceso de secado progresivo.

 

Un consejo para el secado es empezar al 60% durante los primeros días, lentamente ir disminuyendo hasta 55%, de nuevo por unos pocos días. Después de una semana (10 días máximo), ajusta tu humidificador al 50% para secar los cogollos un poco más. Cuando las ramas empiecen a partirse (o casi partirse), es señal de que los cogollos de esas ramas están listos para meterse en el bote. Busca las ramas de tamaño similar, retira los cogollos y colócalos en el bote. Nota que las flores más grandes suelen tardar uno o dos días más en secarse.

 

Algunos cultivadores de marihuana utilizan tendederos para secar sus cogollos. Quitan todos los cogollos de las ramas y los extienden para secar sobre estanterías hechas de malla.

 

Secado de marihuana optimizado

Cómo de rápido se seca la marihuana depende de la humedad y la temperatura del ambiente local. Los expertos en marihuana nunca intentan que el proceso de secado y curado vaya más deprisa. Un enfoque consciente, lento y medido ofrece los mejores resultados. Sólo a un cultivador inexperto se le ocurriría secar su marihuana sobre un radiador o en un microondas y esperar resultados de alta calidad.

Curing and drying your cannabis 

 

El proceso de secado suele llevar cerca de una semana, a veces más tiempo. Para hacer que el proceso vaya un poco más lento, algunas personas retiran los cogollos de las ramas y los ponen en sobres de papel de marrón durante unos días. Utilizan papel marrón porque no tiene productos blanqueantes y es suficientemente permeable como para permitir que la humedad escape lentamente. Cuando las ramas más pequeñas están suficientemente secas como para partirse, muchos cultivadores deciden que la humedad residual es suficientemente baja como para empezar a curar los cogollos. En esta fase, el exterior de los cogollos se sentirá un poco 'crujiente'.

 

El curado quita los últimos rastros de humedad. Esto es importante si quieres que los cogollos duren varios meses, o incluso un año o dos, sin que les salga moho. Durante el curado los cogollos desarrollan el aroma y sabor total, lo que hace más placentero el consumo final. Secar y curar correctamente la marihuana es uno de los aspectos más ignorados en la producción de marihuana. En particular, los productores del mercado negro prestan muy poca atención al secado/curado. Esa es una de las razones principales por las que la gente prefiere cultivar su propia marihuana, pueden superar fácilmente los niveles de calidad de la hierba que encuentran en la calle. 


Curing and drying your cannabis

Cómo curar la marihuana de forma fácil

Conforme los cogollos de marihuana se aproximan a la fase de curado han perdido la mayoría de su humedad, si no toda. La fase final de curado es la última, y probablemente las más importante, de la producción de marihuana. A menudo, la gente utiliza botes de cristal. El plástico es menos preferido, ya que puede reblandecerse/descolorarse con la resina pegajosa de los cogollos. Los cogollos bien recortados se colocan en los botes de cristal, dejando un centímetro libre o dos en la parte superior del bote. Los botes se cierran y se dejan en un lugar oscuro. Después, se abren los botes una vez al día (o quizá dos) para permitir que la humedad se libere. Algunos llaman a este proceso hacer que los botes 'eructen'. Se considera que el tiempo mínimo para que se curen son dos o tres semanas. Muchos expertos opinan que el curado se completa pasado un mes o dos. Los cogollos curados darán un sabor limpio al vapear, sin regusto a 'clorofila'. Cuando tus cogollos estén totalmente curados, puede que prefieras guardarlos en un congelador para preservar su potencia al completo y asegurar la no degradación. No los almacenes en un ambiente con altas temperaturas (como un desván donde haga calor) si quieres obtener los mejores resultados a largo plazo.


 

Curing and drying your cannabis

Controlar la humedad al almacenar tus cogollos

Nadie quiere abrir sus botes y encontrar que les ha salido moho a los cogollos porque se metieron en el bote antes de estar suficientemente secos. De la misma manera, tampoco quieres abrir tu jarra de preciosos cogollos y encontrar que están demasiado secos y crujientes, con un sabor y aroma pobres. Los cogollos que están demasiado secos pueden parecer como que tienen años y pueden tener un efecto molesto al fumar/vapear. Cuando abres tus botes, quieres tener cogollos de calidad superior, con potencia óptima, un aroma bien curado y un sabor fresco. Una manera de lograr este objetivo es mediante sobres de control de humedad de compañías como Boveda o Integra. Estos sobres liberan la humedad cuando tus cogollos están demasiado secos, o absorben la humedad cuando tus cogollos están demasiado húmedos. Puedes seleccionar entre diferentes productos de estas compañías. De Boveda, recomendamos los sobres de '58% Humedad'. De Integra, recomentamos los packs de '55% Humedad'.

 

De cultivar las mejores semillas de marihuana a curar los cogollos

Uno de los beneficios de cultivar tu propia marihuana a partir de semillas feminizadas/semillas de marihuana autoflorecientes es que tienes un control total sobre el proceso y puedes optimizar cada paso. Desde comprar online las mejores semillas de marihuana hasta cultivarlas con las mejores lámparas LED para cultivo. Lo mejor de todo es que puedes secar y curar tus propios cogollos, dándoles un sabor y aroma intensos y únicos que son imposibles de conseguir con la marihuana mal curada de la calle.

Las mejores formas de secar y curar la marihuana.
Agosto 6th 2019
Categorías : Planta de Marihuana

Deja un comentario