Los cannabinoides más conocidos son el THC (tetrahidrocannabinol) y el CBD (cannabidiol). El THC es conocido por su efecto de subidón o colocón. El CBD no tiene un efecto psicoactivo pero tiene influencia en el efecto del THC. El cannabis es rico en CBD cuando tiene un porcentaje mínimo del 4 %. La mayoría de las variedades tienen un porcentaje de THC entre el 7 % y el 20 %.
El cannabis rico en CBD es menos psicodélico y más físico. El CBD reduce la intensidad del efecto del THC pero su duración también es más larga. Los consumidores de variedades ricas en CBD han vivido experiencias como un abrumador sentimiento de bienestar, mejora de las habilidades comunicativas, una mente clara y un sentimiento de calma. El cannabis rico en CBD también se utiliza para aliviar los síntomas de distintas afecciones médicas; a menudo, es una alternativa a los analgésicos sintéticos.
Puede ser engañoso adivinar la calidad de una variedad a partir de sus niveles de THC y/o CBD. Existen muchos más factores responsables del efecto, conocido como "el efecto séquito". Se están realizando muchas investigaciones sobre las propiedades de los cannabinoides.
Fuentes: jellinek.nl, drugpolicy.org/medical-marijuana, wikipedia.org/wiki/Cannabidiol