Políticos y presidentes anti-marihuana que no pudieron resistirse a fumar hierba

Políticos y presidentes anti-marihuana que no pudieron resistirse a fumar hierba

La injusticia de la prohibición del cannabis es uno de los temas que unen a los usuarios de cannabis de todo el mundo. Quizás lo más molesto de todo son los líderes que mantienen su oposición al cannabis, a pesar de haberlo disfrutado ellos mismos.

El típico político moderno no quiere ver su propia vida manchada con un antecedente penal por uso de cannabis, pero no le importa para nada ver a otros (usualmente jóvenes) perjudicados por unos antecedentes injustos que son impuestos libremente y sin contemplación por los tribunales.

Entonces, ¿quiénes son los mayores hipócritas en nuestra élite política? Cada país tiene varios de ellos, así que sigue leyendo para descubrir solo algunos de los políticos de más alto perfil que no pudieron resistirse a fumar hierba.

George Washington colocándose en un billete de un dólar

Políticos y presidentes que fumaron hierba

La élite política de nuestra sociedad siente que tiene buenas raciones de relaciones públicas para mantener privado su uso de hierba. Sin embargo, para el resto de nosotros, ocasionalmente puede ser entretenido leer sus versiones o excusas ante diversas situaciones.

Lo más importante es que los políticos están ansiosos por asegurar que sus carreras políticas se mantengan ilesas, sin antecedentes penales. Pero, usualmente, no hacen nada por el resto de la sociedad que es castigada o encarcelada por ofensas relacionadas con el cannabis.

Newt Gingrich fumó hierba antes de que fuera inmoral hacerlo

Newt Gingrich es un veterano de la política estadounidense que admitió haber fumado hierba, aunque resaltó que fue mucho antes de que se volviera “inmoral” hacerlo. Fue en la década de 1960 “y todos los hacían”. Menos mal, así el historial político y los valores morales de Newt pueden permanecer absolutamente intachables.

En 1982 escribió una carta en la que apoyaba el cannabis medicinal, una posición de la que más tarde se retractó. Gingrich alcanzó su punto más alto de hipocresía cuando urgió la aplicación de la pena de muerte por importar cannabis de forma ilegal. De haber sido aprobada, Ley de Pena de Muerte para el Importador de Drogas (1996) hubiera garantizado miles de ejecuciones de infractores no violentos cada año. Esta medida mortal, que hubiera enviado a la silla eléctrica a aquellos capturados por importar más de dos onzas de hierba, no fue aprobada por el congreso. Muchos comentaron sobre la ironía de una ley de sentencia de muerte por cannabis promovida por alguien que disfrutó de la hierba en sus años universitarios.

En 1994, Gingrich llegó a los titulares cuando acusó a “más de un cuarto” del personal de la administración Clinton de ser usuarios fuertes de cannabis, a pesar de no tener evidencias.

Pocos políticos de EE.UU. han sido tan absolutamente confuso acerca del cannabis como Newt Gingrich. Lo único que le falta es ocupar un cargo lucrativo en la junta directiva de una compañía de cannabis legal y habrá recorrido completamente el círculo político de la legalidad del cannabis.

Bill Clinton admitió haber usado cannabis aunque no lo inhaló

Bill Clinton protagonizó una ambigüedad política única cuando admitió haber fumado hierba pero sin inhalarla y sin colocarse. La poco convincente historia era la posición oficial de Clinton cada vez que le preguntaban sobre el tema. El comediante Johnny Carson bromeó: “Ese el problema con los demócratas. Incluso cuando hacen algo malo, no lo hacen bien”.

Después, Clinton sería acusado de haber tenido relaciones sexuales con Monica Lewinsky. Su equipo de defensa legal, quizás inspirándose en su legendaria excusa sobre el porro, dijo que mucho dependía de la definición de a lo que realmente se refiere cuando se habla de sexo.

George W. Bush era un Usuario ocasional pero no quiso admitirlo

George W. Bush sí admitió problemas previos con el alcohol y las drogas, pero evitó las discusiones públicas sobre el tema por el temor a dar un mal ejemplo a los jóvenes. Bush no apoyó la legalización del cannabis e hizo poco para ayudar a la causa del cannabis medicinal durante su presidencia.

 

Barack Obama usó hierba y la disfrutó

Para darle crédito, Obama admitió que fue un usuario regular de cannabis desde la secundaria hasta la universidad. En su libro, “Los sueños de mi padre”, el expresidente demócrata da detalles de sus primeros años. Obama fue, quizás, el usuario presidencial de cannabis más atrevido y honesto. A diferencia del presidente Clinton, quien explicó que fumó pero no “inhaló”, Obama dijo que sí inhaló, y hasta añadió: “Era la idea”. Como presidente, Obama no se opuso a ni detuvo la legislación a nivel estatal. Pero no aprovechó la oportunidad de legalizar el cannabis a nivel federal.

Trump y Obama pudieron haberla pasado genial juntos fumando hierba

Sarah Palin disfrutó de la hierba pero no alentará a otros a hacerlo

La excandidata a la vicepresidencia supuestamente usó cocaína y cannabis antes de su ascenso político a la fama. Aunque considera que el uso de cannabis es un “problema mínimo”, en esta entrevista con CBS News dice que está en contra de la legalización del cannabis. Palin explica que legalizar la hierba “solo alentaría a las personas, en especial a los jóvenes, a pensar que está bien usarla”.

Este es un punto de vista típico expresado por muchos políticos. Creen que el confesar haber usado cannabis los hace ver más humanos ante los ojos de los potenciales votantes. Esforzarse para mantener la prohibición del cannabis, independientemente de haber fumado muchos porros en su juventud, sigue siendo considerado un punto político ganador de votos.

Se dice que Al Gore fue un porrero, pero hizo poco por mejorar las leyes nacionales

A pesar de ser el vicepresidente de un país que, durante su tiempo en el cargo, regularmente encarcelaba a las personas por usar cannabis, Gore siempre tuvo sobre sí los rumores de haber sido un ávido “fumador de porros” en su juventud. Su viejo amigo John Warnecke llegó a afirmar que Al seguía siendo un fumador nocturno bien entrado en su Carrera política. Cuando se vio confrontado por estas acusaciones, Gore simplemente dijo que no eran “nada nuevo”. Fue una forma de dejar pasar el tema sin realmente comentar sobre las acusaciones.

A pesar de evitar cuidadosamente el tema, las afirmaciones de que Gore fue un serio amante del cannabis siguieron acechándolo durante toda su carrera política.

 

Políticos anti-cannabis del Reino Unido que fueron descubiertos fumando hierba

Como cualquier otra nación europea, el Reino Unido tiene su propia cuota de hipócritas políticos del cannabis. Usualmente admiten haber probado el cannabis “cuando eran estudiantes”. Tan pronto son elegidos, estos hipócritas normalmente deciden que es más seguro mantener la prohibición. El resultado es cientos de miles de (principalmente) jóvenes que terminan con antecedentes penales por posesión de cannabis.

A pesar del alto nivel de hipocresía política en torno al cannabis, cultivar tu propio cannabis sigue siendo bastante popular en el Reino Unido. Muchas personas cultivan su propio cannabis a partir de semillas autoflorecientes o semillas feminizadas de cannabis.

Boris Johnson amaba su hierba pero no quiere que el resto de nosotros hagamos lo mismo

La revista GQ republicó recientemente una entrevista a Boris Johnson del 2007, donde admite haber probado cocaína y cannabis. Boris disfrutaba de su cannabis, describiéndolo como “muy bueno”. Boris sufre del delirio político de que el cannabis moderno es espantosamente más potente que el que él solía disfrutar. Por esa razón, parece que quiere distanciarse de cualquier reforma de cannabis. Aunque el Reino Unido pudiera beneficiarse desesperadamente de los billones de £ que pudiera producir la legalización del cannabis, los políticos todavía están a años de llegar al punto de reconocerlo públicamente.

Mientras tanto, las pandillas callejeras mantienen guerras territoriales sobre la venta de drogas y la cifra de apuñalamientos en el Reino Unido alcanzó un récord histórico recientemente. Muchos sienten que una reforma sobre las drogas en el Reino Unido pudiera debilitar masivamente a las pandillas, pero aun así el país no ha sido capaz ni siquiera de introducir un sistema efectivo de cannabis medicinal.

 

David Cameron, el reformista del cannabis con miedo a la reforma

El ex primer ministro del Reino Unido, David Cameron, fue una vez un joven y prometedor político  que discutió de forma valiente para que la élite política reformara las leyes sobre cannabis. Una vez que se convirtió en el PM, Cameron no hizo nada en lo absoluto para reformar las leyes de cannabis. Ya retirado de la política, Cameron admite libremente haber estado “fuera de control” regularmente.

Para muchos amantes británicos del cannabis, Cameron representa el típico político egoísta: admite haber usado y disfrutado del cannabis, pero si hubiera tenido un antecedente penal por uso de cannabis, su propia carrera política quizás nunca habría existido.

 

Jacqui Smith, la completamente despistada Ministra de Interior que se arrepiente de reprimir el cannabis

Jacqui Smith admitió abiertamente el haber disfrutado del cannabis en la década de 1980 cuando estaba en la universidad. Pero siguiendo con la mejor tradición de cambio de rumbo, la políticamente astuta Smith fue vehemente al decir que “no estoy orgullosa de eso, hice algo malo”. Esa admisión ocurrió justo antes de que fuera puesta a cargo de la política sobre drogas del Reino Unido. Con la esperanza de convertir algo negativo en algo positivo, Smith añadió: “Espero que mi experiencia en mi vida realmente me haya ayudado a entender que realmente quiero que se combata el crimen”.

Cuando su máximo cargo político, como Ministra de Interior, supervisó una revisión del cannabis. Esta revisión hizo que el cannabis fuera reclasificado. Pasó de ser una droga “Categoría C” a una clasificación más grave de “Categoría B”. A pesar de haber disfrutado frecuentemente del cannabis en la universidad, Smith decidió incrementar las sanciones por uso y posesión de cannabis con esta reclasificación.

Para completar su gran círculo de incompetencia, después de que su carrera política terminó, Jacqueline Smith admitió que su decisión de elevar el cannabis a una más grave “Categoría B” fue un error.

Smith es un ejemplo típico de esos políticos que disfrutaron del cannabis cuando eran estudiantes. Entonces, para avanzar en sus carreras políticas, se unieron a las brigadas anti-cannabis. Finalmente, cuando después ven hacia atrás con nostalgia sus ilustres carreras, deciden que quizás fueron demasiado severos en sus acciones anti-cannabis.

 

Políticos franceses con vínculos con el cannabis

Francia, junto con el Reino Unido y algunos países escandinavos, ha estado entre los países más lentos de la UE en cuanto a la modernización de sus leyes sobre el cannabis. Esto hace que sea particularmente frustrante para los amantes franceses del cannabis el escuchar que hay reportes que vinculan a varios políticos anti-cannabis con el uso del cannabis. Estos son algunos de estos casos.

 

Manuel Valls estuvo en contra de revisar la ley de cannabis, pero le gustaba fumar

El exministro del Interior y ex Primer Ministro francés estaba en contra de cualquier medida que redujera las sanciones por el uso de cannabis. Pero durante una entrevista admitió que había fumado cannabis. Los políticos como este permiten que la prohibición se mantenga por muchos años más.

La exministra de Igualdad Territorial y Vivienda de Francia estaba a favor de la descriminalización del cannabis en ese país. En una entrevista acerca del cannabis descriminalizado en Francia, declaró que no estaba segura de si fumaría cannabis si este se volviera ilegal, pero dijo que sí probaría los bizcochos de marihuana.

Daniel Cohn Bendit, eurodiputado del Parlamento, después habló y respaldó a Cécile. Él sí admitió haber probado los bizcochos de marihuana.

 

Nicolas Sarkozy y las misteriosas bolsas de hierba

El exministro de Interior y presidente estaba en contra de la descriminalización del cannabis en Francia. El escándalo tocó al expresidente (revisa los reportes de “Air Cocaine” en la prensa francesa). Sarkozy siempre dijo que nunca había probado las drogas. Pero un libro escrito por el guitarrista Robin Le Mesurier para Johnny Hallyday sugiere lo contrario. Johnny Hallyday (un amigo de Sarkozy y su compañera, Carla Bruni) fue citado como diciendo que “no era raro ver una bolsa de hierba en la mesa cada vez que visitaba a Sarkozy y a Carla Bruni”.

 

Justin Trudeau, el PM canadiense probó la marihuana ocasionalmente

Justin Trudeau se hizo famoso por legalizar el cannabis tanto para uso recreacional como para uso medicinal en Canadá. Hoy, los canadienses pueden disfrutar de su cannabis legalmente y han creado una industria multimillonaria, junto con miles de trabajos profesionales y bien remunerados. El propio Trudeau ha admitido el haber usado cannabis unas “cinco o seis veces”, y nunca se ha disculpado por hacerlo. Trudeau representa una nueva camada de políticos modernos que no tienen miedo a admitir el uso personal de cannabis y no tienen miedo de rectificar las injustas leyes prohibicionistas.

 

El derecho a cultivar tus propias semillas de cannabis

Actualmente, muchos amantes de cannabis en países donde es legal (y también ilegal) cultivan su propia hierba usando semillas autoflorecientes o semillas feminizadas de cannabis. Donde el cannabis sigue siendo ilegal, la forma más fácil y económica de obtener un suministro a bajo costo es cultivarlo por tu cuenta.

Incluso en las áreas donde el cannabis está disponible legalmente, muchos expertos prefieren cultivarlo ellos mismos de forma orgánica, con una genética conocida proveniente de semillas de cannabis de alta calidad. Cuando se hace bien, cultivar tu propia hierba con semillas de cannabis puede resultar en cogollos superiores a aquellos que se ofrecen en los dispensarios locales, clubes sociales o coffee shops.

En décadas recientes, los políticos han creído que podían avanzar en sus carreras presentándose con una fuerte imagen anti-cannabis. Quizás  esto cambiará, permitiendo que los futuros políticos no se sientan amenazadas por un poco de honestidad acerca de cuánto disfrutaron el haber usado cannabis y cómo les gustaría mejorar la situación para luchar contra la discriminación anti-cannabis.

¿Qué pasaría si Trump luchara por los derechos de cannabis?



Políticos y presidentes anti-marihuana que no pudieron resistirse a fumar hierba
Enero 31st 2020

Deja un comentario